A lo largo de estos dos años ya han sido muuuuchos los vestidos de novia que me he puesto.

Siempre hay algo que me gusta de cada uno de ellos, pero hacía tiempo que no tenía un flechazo como con este vestido o más bien “joya” de Navascués.

Un vestido con una doble falda, de diferentes tejidos que deja ver los bordados florales en tono rosa. Pero la verdadera joya son las alforjas y chaleco con bordados a mano  de diferentes materiales como rafia, encajes y aplicaciones florales.

Para darle el toque final al vestido lo acompañamos de un sombrero con aire cordobés de Mimoki que hacía aún más especial si cabe este look.

En cuanto al pelo optamos por un recogido para dejar ver los detalles del bordado trasero del chaleco y un maquillaje de lo más natural.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hay detalles que marcan la diferencia, y en algo que me fijo siempre es en los zapatos y más si es en los que lleva una novia.

En este caso elegimos unos de terciopelo rosa y lazada en raso de Just-ene que cumplían con creces los requisitos de ser algo especial que encajase con el look.

 

 

Créditos:

Foto: Natalia García/ @ngestudio_natalia

Producción:  Cartu de Flamintgo / @flamintgo

Estilismo: Cartu Calderón de Aguinaga / @cartucalderondeaguinaga

Muah: Chelo Escobar/ @cheloescobarmup

Vestido: Navascués / @nnavascues

Sombrero: Mimoki/ @mimokishop

Zapatos: Just-ENE/ @justeneshoes

Ramo: Inesita bonita/@inesita.bonita

Localización: Palacio de Montarco / @palaciomontarco